dilluns, 21 d’octubre de 2013

AZUL


Esta mañana, mientras abría la ventana de la habitación aún en penumbra,he visto como salía volando ,por encima de las tejas desvencijadas del patio interior, un pájaro azul al que he seguido con la mirada hasta que ha desaparecido entre las brumas.
Inmediatamente después, mientras miraba mis pies descalzos,noté que el ave seguia volando dentro de mi cabeza.Revoloteaba por dentro de mi cuerpo com si huyera encerrada dentro de un espejo. Desde aquel momento elsubconsciente ha desembocado en unos hechos de una calidad alucinante.

El agua de la ducha era azul y gris;el relieve de las baldosas del baño repetían la misma melodía constantemente,com un eco. Yo misma formaba parte de ese eco.
Cuando me he mirado en el espejo de espirales cuadradas he comprendido que yo misma estaba dentro de mi cuerpo lavándome la cara,cepillándome los dientes, peinándome....
Durante todo el día he tenido la sensación de moverme por el interior de mi cuerpo porque inexplicablemente, todo estaba dentro de mí, com un sueño repetido.
Recordaba fragmentos de uno de mis libros preferidos donde otra Alicia intentaba explicarse cuándo estaba dentro o fuera de algún lugar,cuándo entraba y salía de determinados recipientes, cómo crecía y disminuía en cuestión de segundos.. He leído ese libro tantas veces que,aún hoy, continúo pensando que la diferencia entre la realidad del exterior y nuestra realidad interna no está demasiado clara, y que muchas veces vivimos la vida de dentro, y no la de afuera...o al revés.
He estado todo el día dentro en mí misma. Y dentro estaban también las calles, los semáforos, los árboles con sus hojas de otoño verdes y ocres que a veces se volvían azules. Estaban dentro las casas de los demás, sus voces, sus caras ; gente que corría refugiándose de una lluvia que llovía dentro de mí como un aguacero.
Viajaban por mis venas los papeles de la mesa de trabajo, los números de teléfono,las horas, la tela de los vestidos que se rozaban conmigo en el metro.Deambulaban por mis órganos los recuerdos,elsilbido de la cafetera vieja, el olor a albahaca de la cocina de mi madre que no está conmigo desde hace tantos años, las sábanas de las camas de los hoteles visitados, las fuentes...
Me impregnaba el mar y calaba la piel como una esponja de sal y caracolas.
Estaban dentro los amigos,los amantes pasajeros, las cartas, las fotos, las trampas, el colegio, los años que pasé sin vivir mi vida y los que vivo ahora cuando no estoy.
Pasaban solas las hojas de los libros, con sus letras azules, y se repetían los versos que escribí y ya no guardo .
Sonaba la música de los que cantaban, los sonidos de los coches que no encontraban las calles y frenaban de golpe girando sobre sí mismos y seguían después el camino que marcaban las señales de tráfico, que también estaban dentro de mi cabeza y señalaban continuamente el camino que me llevaba de vuelta a casa ...
Yo me observaba desde fuera, y a la vez estaba dentro de mi cuerpo buscando el camino que me llevara a la salida. No entendía cómo podia estar allí y verme al mismo tiempo
Caminaba despacio como una ciega dentro de mí misma,vagando por una realidad que giraba dentro de la espiral del espejo de Alicia.
Varias veces cerré los ojos esperando despertar de lo que creía un sueño, pero siempre volvía esa extraña sensación azul de realidad desdibujada y confusa que quería escapar del espejo donde ahora sé que vive esa Alicia que soy yo...y que también es la otra.


4 comentaris:

Esilleviana ha dit...

No pierdas a esa Alicia maravillosa, que consigue de ti, la necesaria inspiración y el suficiente estímulo creador para escribir y crecer en cada párrafo.

un abrazo :)

Esilleviana ha dit...

Feliz 2014 y que en este año se cumplan casi todos tus deseos.

un fuerte abrazo

violeta ha dit...

Ya no escribes?. mucho tiempo sin pasar por tu casa y veo que no estás. Un abrazo

Alicia S. ha dit...

Gracias por echarme de menos